14 octubre 2007

Antagonistas


Esta mañana desayunando en un bar he podido comprobar como se dejaba sus eurillos el típico ludópata de barrio pegado a una tragaperras. Al tipo, cubata en mano y dale que te pego con las moneditas, se le veía muy familiarizado con el entorno y me ha dado por pensar en cuan distinto debía ser a, por poner un ejemplo, H.G. Wells.






Si, amigos. Mientras el bueno de Herbert George Wells es recordado (entre otras cosas) por su Máquina del Tiempo, seguro que al ludópata de esta mañana le recordarán en su casa por haber pasado todo El Tiempo en la Máquina.
Que cosas tiene la vida....

5 comentarios:

eme dijo...

¿Qué seríamos sin el sarcasmo?

Anónimo dijo...

Yo no lo creia pero funciona de verdad!! Envia este mensaje a 20 personas y despues entra a http://www.quienestuamor.com y mira el nombre de la persona que te ama!!!!

Anónimo dijo...

Hurgadme con vuesa yema pecadora en caso de que os urja rellenar con cultivados despropósitos esa masa encefálica que usáis de cofia, compinche. Amén.

http://hastalosblogones.blogspot.com

http://www.peacecircle.org/universe-god.htm

Comprar sibutramina dijo...

hermosisimas imagenes!

Jose - chocomensaje dijo...

Buena reflexión, pero es triste que una persona (el ludopata, claro) pierda así su tiempo que es lo mas valioso de que dispone un ser humano en la vida

Saludos

 
Suscribir con Bloglines